Un negocio mundial

Por: 15yÚltimo

Desde hace unos días, los medios han iniciado una especie de campaña en torno al “regalo” que Lorenzo Mendoza le hizo a los venezolanos: el mundial de fútbol 2018.

En efecto, Empresas Polar (sí, la misma que «no tiene» dólares para importar materia prima para la producción de alimentos que necesitamos los venezolanos y venezolanas) le compró a la mexicana Televisa (representante de la FIFA para América Latina) los derechos del torneo y se los ofreció “gratis” a Venevisión, Meridiano, IVC, y dos canales estatales: La Tele Tuya y Tves. Además de dos emisoras de Unión Radio.

Volvamos: en el mismo país donde «no se puede producir nada» porque «no hay divisas para importar los insumos necesarios», «la industria nacional está arruinada» y por tanto enfrentamos «una crisis humanitaria», la empresa que ejerce oligopolio cuando no monopolio sobre los principales alimentos de consumo masivo, nos regala -así como si nada- nada menos que ¿el mundial de fútbol?…

Pero como suele pasar en estas lides, cuando se revisa la letra pequeña del asunto, no es complejo caer en cuenta que así como se dice que en realidad «nunca ningún almuerzo es gratis» (siempre lo paga alguien, directa o indirectamente), tampoco nunca hay mundiales gratis. Y menos regalados. Veamos:

En principio, el filantrópico monopolio obtendrá publicidad en bruto (y de todo tipo) en los 32 partidos que se transmitirán… justo a cambio de esos derechos. De hecho, ya sus promociones dicen que “el mundial será una presentación de Empresas Polar”.

Para que nos hagamos una idea del tema, hasta el mes de abril pasado, el canal Meridiano Televisión pedía a sus clientes 18 mil millones de Bs por pautas comerciales de 20 segundos tres veces por juego. Mientras que, Venevisión, cobraba 11 mil millones de Bs y Unión Radio 7500 mil millones de Bs.  Es decir: si Polar tuviera que pagar su aparición en todos los medios que transmitirán el mundial, la cifra a pagar publicidad por lo bajito le saldría más de 40 mil millones de Bs.

Claro que cualquiera argumentará que esa cifra llevada a dólares resultaría muy probablemente nada con respecto al costo de la licencia del mundial. Y eso sin duda debe ser cierto. Sin embargo, esto lejos de tranquilizarnos, nos intriga más: ¿cuánto le habrá pagado Mendoza al magnate Carlos Azcárraga (Televisa) por los derechos de transmisión del mundial? Fox Sport, por ejemplo, pagó 400 millones de dólares y Telemundo desembolsó 600. ¿O en este caso el acuerdo habrá sido de otro tipo? De una u otra forma, entre dos empresarios de tal magnitud no ha de ser únicamente “cash” lo que se negocia.

Dicen que a caballo regalado no se le mira el colmillo, pero bueno, ya que estamos en un país con «crisis humanitaria» -como dice la oposición, entre ellos el propio Mendoza- o en su defecto en «emergencia económica» -tal y como decretó el gobierno-, entre otras cosas por la falta de alimentos de la marca Polar, alguien debería preguntarle cuanto le está costando y qué implicaciones tiene «obsequio».

Igual esta no es la única duda “curiosa” en torno al tema: las marcas de Polar que suelen estar vinculadas a eventos deportivos (Gaterode, Maltín, Minalba, Pepsi) no podrán aparecer en el evento porque así lo establece el contrato firmado entre Coca Cola (en su carácter de “patrocinante especial”) y la FIFA. Tampoco se podrá (por ley) exhibir bebidas alcohólicas. Entonces Polar nos hará ese obsequio tan costoso solo para promocionar la mismo Harina PAN y el sinfín de productos alimenticios que hace rato solo se ven en manos de los bachaqueros y/o a precios infernales que varían todas las semanas? De entrada, ya el Gerente de Mercadeo, Carlos Martínez, anunció que promocionarán el VI Campamento PAN (de 26 de mayo al 9 de junio) donde la empresa le permite a 6000 niños y niñas de la categoría Sub-15 alcanzarse a sus sueños, bla bla bla.

Y no menos importante: ¿además los veremos por Tves? Es decir:  ¿en la misma pantalla donde en cualquier momento aparece el gobierno nacional insultando al “Pelucón” por hacernos «la guerra económica»?

En fin, no queremos ser aguafiestas, ni malagradecidos y sabemos que es de mala educación preguntar el precio de los «regalos» que a uno le dan. Además, todos somos fanáticos y fanáticas del futbol así que nos alegra poder ver el mundial.  Pero bueno, en honor a la verdad y la cordura colectiva, en un país donde pasan las cosas que están pasando y «regalones» y «regalados» se acusan de las cosas que se acusan mutuamente, alguien debería levantar la mano y exigir se aclare este asunto, que se nos explique -por ejemplo- en base a cuál criterio se decidió que las «poquitas» divisas que «le quedan» al empresariado nacional era mejor utilizarlas para ver el mundial en vez de traer alimentos, etc.

En uno de los tantos comentarios de redes sociales que proliferaron al respecto de esta noticia se podía leer: ¡tanto los empresarios como el gobierno andan pendientes de entretenernos un buen rato! No sabemos si es el caso. Pero, alguien debería pronunciarse al respecto y no simplemente dejar que el asunto pase, como tantas otras que ni se explican ni se aclaran, pero luego terminamos padeciendo y pagando todos y todas.

  • Empresas Polar
  • FIFA
  • Mundial Rusia 2018